Barra de vídeo con temas del blog

Loading...

Los Hámsters Como Mascotas


Los Hámsters Como Mascotas
Los hámsters son esas encantadoras bolitas de pelo que pertenecen a la familia de los roedores. Vienen en una amplia gama de colores y tonos: blanco, negro, miel, crema, amarillo e inclusive ¡existen hámsters pelirojos! Tienen muy desarrollado el sentido del olfato y el oído. Si estás buscando un hámster como mascota, tienes una variedad amplia a elegir: el hámster sirio o dorado, hámster chino o hámster enano.
El espacio vital de los hámsters
Los hámsters son unas criaturas muy activas que necesitan mucho ejercicio. Su salud se deteriora si se mantienen confinados en pequeños espacios sin posibilidades de ejercitarse. Esta es la razón por la cual las jaulas vienen con tantos implementos como ruedas, columpios y tubos. Por eso, si quieres tener uno de estos animalitos como mascotas, asegúrate de que puedes proporcionarle una vivienda cómoda.
La jaula de tu mascota tiene que tener espacio para que se pueda ejercitar, un pequeño gimnasio para hacer ejercicio, un lugar destinado para comer, una botella de agua y un dormitorio. Los hámsters como roedores que son, tienen dientes muy afilados. Ellos pueden morder la madera y otros materiales blandos y escapar de la jaula. Por lo tanto, asegúrate que el material con el que está hecha la jaula sea resistente a sus mordidas, siendo los más recomendables el metal o plástico duro.
Un implemento que no debe faltar en la jaula de tu mascota es un laberinto de tubos. Esto consiste en una serie de tubos plásticos transparentes interconectados entre sí para formar túneles para que tu mascota pueda desplazarse y correr a través de ellos.
Alimentos para hámster
En la mayoría de las tiendas de mascotas conseguirás alimento para hámster preparado comercialmente, el cual le proporciona las vitaminas, proteínas y minerales que tu mascota requiere para mantenerse saludable y en plena actividad. Este preparado viene en forma de albondiguilla o croqueta, y debería constituir la base de su dieta, no sólo por su alto valor nutritivo, sino que al ser secos pueden almacenarse sin el inconveniente que presentan los que alimentos se descomponen rápidamente.
Pero nuestro pequeño amigo opina que en la variedad está el gusto, así que él no quiere quedarse fuera de esta premisa, por ello, junto al habitual concentrado comercial, le podemos añadir a su dieta una mezcla de granos y cereales, así como alimentos jugosos como frutas y verduras y hasta un poco de queso fresco le vendría bien.
Debido a que tienen un metabolismo muy acelerado, los hámsters necesitan agua en abundancia. Sin embargo, estos pequeños tienden a arrojar todo tipo de desechos en sus envases de agua. Lo ideal es darles agua a través de botellas que se adosan a la jaula.
Fuente: Tu Primer Hámster
Manual para iniciarte en el cuidado de tu mascota
Juan Manuel Montilva