Barra de vídeo con temas del blog

Loading...

Seis accidentes domésticos peligrosos para el perro



Seis accidentes domésticos peligrosos para el perro
Los atracones de comidas como el chocolate y la ingestión de objetos indebidos son la causa más habitual de consultas veterinarias
Quemaduras, electrocuciones, heridas del perro por cortes, golpes e intoxicaciones son algunas de las consecuencias de los accidentes domésticos de los perros. En este articulo, se describen seis peligros caseros para canes: la ingestión de comida que el perro roba, tragar objetos, electrocuciones debido al mordisqueo de cables, caídas y quemaduras. Y se detallan las zonas más peligrosas para que el perro: el jardín y la cocina.
Los cachorros son más propensos a sufrir accidentes domésticos, debido a su curiosidad
Los perros, sobre todo si son cachorros, se comportan como los niños en casa: "Comen lo que no deben o meten el hocico en cualquier parte para curiosear", asegura el veterinario Carlos Quintana, que recomienda extremar las precauciones con ellos en casa para evitar accidentes domésticos.
Según Ana Cameno, veterinaria, "alrededor de un 4% de las consultas son de perros que han sufrido accidentes domésticos", sobre todo por casos de ingestión de alimentos o de objetos.
En casa, con los animales, más vale prevenir que curar. Conocer los peligros para el can, supone poder evitarlos. A continuación se describen los más habituales:

1. Accidentes del perro por ingestión de comida

La rapiña de alimentos es una conducta habitual entre los canes. La consecuencia es la gastroenteritis, provocada por comer chocolate, huesos, cordero, cebolla u otros alimentos que no se ajustan a la dieta habitual del can y que pueden resultar tóxicos para él.
Mantener la comida a buen recaudo para que el perro no acceda a ella, así como proteger la basura en un cubo con tapadera o en un armario, es la forma de evitar que el perro tenga problemas gastrointestinales.

2. La ingestión de objetos por parte del perro

A los canes les llama la atención, sobre todo a los cachorros, los juguetes, mandos a distancia, móviles, calcetines, zapatos. "Para ellos todo es comestible, por lo que en los estómagos de los perros se encuentran objetos de lo más variopintos, como chupetes o piezas de juguetes", explica María Victoria Acha, veterinaria.
La ingestión de objetos grandes puede provocar en el perro una obstrucción intestinal, que derive en una perforación. Por ello, hay que procurar guardar fuera de su alcance todos los objetos que llamen su atención y pueda tragar. Esta medida es aún más importante cuando el perro está solo, y no se le puede supervisar.
Fuente: www.consumer.es