8/28/2015

Alimentando a tu hámster

Resultado de imagen para Alimentando a tu hámster   Resultado de imagen para Alimentando a tu hámster

Tu Primer Hámster
Manual para iniciarte en el cuidado de tu mascota
Alimentando a tu hámster
Empecemos por decir que alimentar a tu hámster no es para nada complicado ni costoso, ¡tan sólo mira su pequeño tamaño! Además de que estos pequeñines comen casi cualquier cosa comestible. Debido a su origen en las zonas desérticas y esteparias, están habituados a comer una gran variedad de alimentos.
Naturalmente, todos estamos de acuerdo en que un hámster, como cualquier otro animal, necesita una dieta bien equilibrada con la cantidad adecuada de vitaminas, sales minerales y otros nutrientes. Actualmente, la mayor parte de los fabricantes de alimentos para hámsters preparados comercialmente han desarrollado productos que contienen casi todo lo que un hámster necesita para mantenerse saludable y en plena actividad.
Disponibles en casi todas las tiendas de animales, estas nutritivas albondiguillas (o croquetas o pellets) de comida seca deberían constituir la base de su dieta, no sólo por su valor nutritivo, sino además por otras dos importantes razones: se pueden guardar con facilidad, y roer los pellets ayuda a impedir que los dientes del hámster siempre en desarrollo crezcan demasiado.
Junto a este alimento concentrado le podemos añadir a su dieta una mezcla de granos y cereales, así como alimentos jugosos como frutas y verduras e inclusive proteína de origen animal como el queso le vendría bien.
En relación a las frutas y verduras, es mejor dárselas con moderación.
Recuerda que son alimentos que se descomponen fácilmente y dada la costumbre de los hámsters de almacenar su comida podría ser que al momento de comérselos estos estén descompuestos. Trata de darle justo lo que se vayaa comer al momento, debes tener con estas verduras el mismo cuidado que tienes con las verduras para tu propio consumo, es decir lavarlas muy bien antes de ser consumidas, ya que los tóxicos insecticidas con que son rociadas pueden afectar también a los hámsters.
Tu animalito apreciará mucho que le agregues a su dieta semillas de girasol, ¡las cuales les fascinan! Aunque algunos opinan que su alto contenido graso los pueden hacer engordar en exceso, pero ellos de por sí son muy frugales con la alimentación, comiendo sólo lo que requieren para desarrollar su gasto calórico, por lo cual descarto esa teoría y le doy habitualmente sus semillas de girasol.
Las frutas frescas como manzana, banana, melón, también entran dentro de su lista de alimentos favoritos, está en ti ofrecerle una cierta cantidad de estosalimentos para descubrir que prefiere.
A los hámsters les gusta el trigo, avena, maíz, maní, todos estos puedes agregárselo a su dieta para hacérsela aún más variada. También les gusta mucho el pan, si se lo das duro (horneado) le proporcionarás además de un sabroso alimento, una manera práctica de desgastar sus dientes.
Suplementarle la dieta con vitamina: las vitaminas también son importantes para el bienestar de los hámsters. Su carencia trae consigo pérdida de peso, inapetencia, nerviosismo, pérdida del pelo entre otros males.
En el mercado se encuentra un complemento vitamínico especialmente formulado para hámsters, unas cuantas gotas de este complemento en el agua diaria ayudará a mantener la resistencia a las enfermedades, así como y mantendrá lustrosa la piel del animal.
Verlo transportar su comida es todo un espectáculo
Al momento de darle su alimento nuestro amiguito se convierte en un divertido personaje. Lo primero que hará apenas le llenes su comedero será inspeccionar el menú del día, inmediatamente procederá a rellenarse las mejillas con comida hasta el punto de parecerse a Quico, el de la vecindad del Chavo o a un globo con patas, luego de esto procederá a escabullirse hacia el sitio que él ha designado como su despensa.
Una vez que ha llevado este primer cargamento a la despensa, correrá de inmediato a buscar otro lote de comida.
Aunque pareciera que este animalito es un tragón voraz, y que no se sacia fácilmente, nada más lejos de la realidad, su naturaleza los lleva a buscar recolectar alimentos y guardarlos en sus madrigueras, el simplemente está siguiendo su instinto, una vez sienta que tiene el alimento seguro en su nido, procederá a comer con calma, él no se comerá todo de una vez, irá picando a lo largo del día cada vez que le provoque.
Fuente: Tu Primer Hámster
Manual para iniciarte en el cuidado de tu mascota
Juan Manuel Montilva
La Guía Del Hámster Sano y Feliz


7/03/2015

¿Cómo se debe atar un caballo?

Resultado de imagen para ¿Cómo se debe atar un caballo? Resultado de imagen para ¿Cómo se debe atar un caballo?

¿Cómo se debe atar un caballo?
Los caballos deben atarse a dos vientos, es decir, con dos cadenas o cuerdas a ambos lados de la cabezada. De esta manera se evitaran fuertes golpes con la pared o incluso con otro caballo atado al lado. Generalmente esto no se hace así por disponer de una única anilla para cada animal, por lo que deberemos realizar un nudo de seguridad para evitar que el caballo se quede colgado si intentara soltarse violentamente. En ambos casos la argolla no deberá estar por debajo de la altura del hocico para dificultar que el caballo pudiese quedar enganchado.
Jamás debe atarse un caballo a una ventana o elemento similar que pudiera desprenderse si el animal tirase violentamente, pudiendo causar graves lesiones.
Por otro lado, también es un error muy grave atarlo de la cabezada de montar porque podría producir importantes daños en la boca.
¿Cómo pasear un caballo?
La forma correcta y más segura es la siguiente: nos situamos a su izquierda, con la mano izquierda llevamos el final del ramal, y la derecha la llevamos a unos 20 cm del enganche, utilizando nuestro codo derecho para impedir que se nos acerque demasiado y para girar al caballo si éste intentase escaparse corriendo.
Cuando montamos sobre un caballo, generalmente éste acepta nuestra posición de superioridad, pero cuando lo guiamos a pie, la cosa no es tan evidente.
Cuando llevemos a un caballo andando no se debe permitir que su cabeza rebase nuestro hombro. Para lograrlo, suele bastar un firme tirón del ronzal.
5. Métodos de conducción y contención
Para conducir a los caballos existen varios métodos:
— Cabezada de cuadra. Es la más utilizada, estando especialmente indicada para caballos dóciles.
— Cabezada de cuadra con cadena. Existen varias posibilidades que se aprecian en las imágenes.
— Chifney. Muy habitual para presentar caballos.
— Serreta. Muy frecuente en doma vaquera. Si bien, es demasiado agresiva incluso cuando permanece puesta sin que tiremos del ronzal, provocando en muchos casos resabios.
— Cabezada Dually de adiestramiento (Monty Robbers). Aunque muy similar a la de cuadra permite mayor control y se aprieta cuando el animal tira.
— Jáquima. Cabezada típica de Argentina, de cuerda más fina, con nudos que ejercen presión en puntos sensibles.
— Cabezada de campo regulable. Especialmente indicada para excursiones por su reducido tamaño; se aprieta cuando el animal tira.
Aunque determinados métodos de contención son algo bruscos, a veces, son necesarios para manipulaciones breves. Los más comunes son:
— Puro o torcedor. Suele doblegar a los animales rápidamente por el gran dolor que causa. Puede provocar resabios.
— Acial. Muy similar al puro, pero no necesita que lo estemos sujetando cuando está puesto. Puede provocar resabios.
— Ronzalejo. Método menos utilizado, si bien, más adecuado porque no provoca dolor constante. La cadena colocada sobre la encía, (no en la boca), no causa ningún tipo de dolor si no se tira de la cuerda.
— Cabezada de cuadra con cadena. Pasando la misma por el interior de la boca.
— Sujeción de oreja. Se retuerce la oreja con el peligro de dañar el cartílago y que ésta quede caída para siempre.
— Sedación. Método más efectivo e indoloro, indicado para sujeciones largas que sólo debe realizar el veterinario. — Ronzalejo. Método menos utilizado, si bien, más adecuado porque no provoca dolor constante. La cadena colocada sobre la encía, (no en la boca), no causa ningún tipo de dolor si no se tira de la cuerda.
— Cabezada de cuadra con cadena. Pasando la misma por el interior de la boca.
— Sujeción de oreja. Se retuerce la oreja con el peligro de dañar el cartílago y que ésta quede caída para siempre.
— Sedación. Método más efectivo e indoloro, indicado para sujeciones largas que sólo debe realizar el veterinario.
Fuente: Manejo y cuidado del caballo
Pablo León Rafael
Edita:
Servicio de Formación Agraria e Iniciativas.
Junta de Castilla y León
Dirección de la Colección:

Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola INEA

6/17/2015

Tu Primer Hámster - ¿Dónde colocar la jaula?

Resultado de imagen para hamster tiernos

Tu Primer Hámster
Manual para iniciarte en el cuidado de tu mascota
¡Un punto muy importante!
¿Dónde colocar la jaula?
La jaula se debe colocar en un lugar tranquilo, preferiblemente oscuro, algo elevado y no demasiado frio. Evita ponerla cerca de una ventana o en el suelo.
Tampoco deberías situarla en un lugar en el que haya corrientes de aire o le dé directamente la luz del sol. El mejor lugar es en algún rincón de una habitación  donde no haya mucho movimiento durante el día (recuerda que los hámsters son animales de hábitos nocturnos, que duermen la mayor parte del día), y que le ofrezca una temperatura templada, entre 18 a 22°C.
Ganándose su confianza
Los hámsters, al igual que cualquier mascota, le cuesta adaptarse a su nueva situación; generar ese lazo de afinidad entre el dueño y su mascota lleva tiempo, de allí la importancia de los primeros días de adaptación del hámster.
Ten presente que al llegar a su nuevo hogar tu mascota está asustado a más no poder, acaba de salir de un medio conocido, junto a sus compañeros, para encontrarse en una oscura caja de cartón sin saber que será de él a partir de ahora.
Una vez en casa, simplemente abre la caja para que él pueda salir. No lo fuerces a abandonar la caja, deja que se tome su tiempo, él saldrá cuando se sienta seguro, una vez fuera de ésta no lo manipules en exceso, no es momento para jugar ni socializar; llévalo a su jaula (la cual debe tener aserrín o cualquier otro material que usan como sustrato en la tienda de mascotas) y déjalo en ella para que se acostumbre, esta jaula la vas a dejar en una habitación oscura por unos cuantos días, según los expertos cinco días como mínimo, yo personalmente no aguanto tanto, pero si es bueno permitirle estar sólo un par de días mientras se calma y adapta a su nuevo ambiente.
Durante estos días de aislamiento, acércatele a su jaula y háblale, esto le hará bien pues se sentirá acompañado y se irá acostumbrando a ti y te reconocerá por tus pasos, tu voz y tu silueta. No tardará en darse cuenta que tú no supones una amenaza para él. Por este motivo es importante que siempre te le acerques de la misma manera, lentamente, te sientas al lado de su jaula y le hables suavemente.
Fuente: Juan Manuel Montilva
www.tuhamster.com 

La Guía Del Hámster Sano y Feliz

5/20/2015

Manejo y cuidado del caballo Historia evolutiva del caballo

Resultado de imagen para caballo arabe

Manejo y cuidado del caballo
Historia evolutiva del caballo
De acuerdo a los hallazgos en las montañas rocallosas de EE.UU., el origen del caballo podría remontarse a 50 millones de años. Este pequeño animal del tamaño de un zorro, llamado Eohippus tenía cuatro dedos delanteros y tres traseros para desplazarse por las ciénagas sin hundirse.
Las malas condiciones climatológicas y la época glaciar hicieron que emigrasen a las estepas asiáticas donde evolucionaron hasta convertirse en monodáctilos, esto es, con un solo dedo (el casco); así su pisada pasó a ser más eficaz en este tipo de terreno.
Fueron ganando en altura y desarrollo muscular y óseo de manera que su nueva conformación les permitía huir de sus depredadores; en este hábitat la huida es su método de supervivencia.
La consecuencia más práctica del proceso evolutivo anteriormente explicado (paso de la selva a la estepa) es que el caballo se convierte en un animal sociable por vivir en manadas.
En la actualidad, el caballo es un animal con distintos usos. En los países menos desarrollados se utiliza como medio de transporte o de trabajo, mientras que en los países más avanzados se utiliza prioritariamente para el ocio, siendo el único animal de monta presente en los cinco continentes.
Taras duras y blandas
Es frecuente la aparición de pequeños bultos en las extremidades de los caballos, pudiendo ser duros (hueso) o blandos (líquido sinovial). Su origen reside, bien en un aplomo incorrecto, bien en un sobreesfuerzo o bien en un traumatismo. No siempre revisten gravedad.
Se pueden clasificar de la siguiente manera:
— Taras duras (exostosis o sobrehueso):
• Sobrehueso fuera de articulación. Son las taras menos graves y únicamente producen dolor en su formación.
• Sobrehueso en articulación móvil. Son las más graves y no suelen apreciarse a simple vista.
• Sobrehueso en articulación fija. Se localizan en una articulación de la rodilla o del corvejón, su evolución es más lenta, provocan menos cojera y su gravedad es menor que en une articulación móvil.
— Taras blandas (vejigas). Implican un incremento de la secreción del líquido sinovial; podemos distinguir tres tipos en función de su localización:
• Vejiga en la articulación (sinovitis). Se ven a simple vista.
• Vejiga en la vaina del tendón. Son más leves y alguno se ven con facilidad.
• Vejigas en la bursa (bursitis). Entendiendo por bursa aquella
“bolsa” que protege algunos huesos en determinadas articulaciones, como por ejemplo una codillera.
Aplomos, defectos y su relación con las taras
Aplomo es la dirección que tienen los miembros bajo el tronco, de tal manera que se considera que el sostén del cuerpo se realice con el mínimo de fatiga y el máximo de seguridad.
En un aplomo perfecto la absorción del impacto se reparte por todos los tejidos impidiendo que se produzcan lesiones y posibles cojeras. Debemos tener en cuenta, que la mayoría de los caballos tienen defectos en los aplomos, si bien, las consecuencias de estas anomalías son muy variables.
Fuente: Manejo y cuidado del caballo
Pablo León Rafael
Edita:
Servicio de Formación Agraria e Iniciativas.
Junta de Castilla y León
Dirección de la Colección:

Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola INEA

5/05/2015

Tu Primer Hámster Rueda para ejercicio

Resultado de imagen para Hámster -Rueda para ejercicio   Resultado de imagen para Hámster -Rueda para ejercicio

Tu Primer Hámster
Rueda para ejercicio: para asegurarte que tu mascota se mantenga siempre en forma, trata de comprar la jaula con una rueda incorporada. Si no la incluye o compras una jaula para pájaros la cual por supuesto no va a traer la rueda, debes comprársela e instalársela dentro. La rueda no es un simple juguete, es imprescindible que la tenga, pues los hámsters son muy inquietos y necesitan estar en actividad constante, y al privarle de ejercicio tu amiguito se tornará nervioso e inquieto, y hasta agresivo debido a que no puede drenar tanta energía.
En el mercado se encuentran ruedas que se adosan por fuera de la jaula, no te recomiendo este tipo, pues si tienes un hámster como mi mascota Heiker, el cual era un verdadero Carl Lewis en su rueda, y le daba tan duro que la aflojó, esta se cayó y por allí se salió. Si te gusta este modelo de jaula (la que tiene la rueda por fuera) y la compras, te recomiendo que asegures firmemente la rueda a la jaula con algún pegamento que evite que la rueda se afloje.
El sustrato: el suelo de la jaula se debe cubrir con un buen material absorbente. En las tiendas de mascotas venden sustrato especial para hámsters. Personalmente me gusta usar aserrín (virutas de madera). La sensibilidad del hámster al frio y a la luz solar son dos buenas razones para que la jaula del hámster este bien aprovisionada de aserrín, ya que él lo usa para cubrirse del frio y protegerse de la luz directa. Además el aserrín absorbe el olor del orine, facilitando el aseo de la jaula. Algunas personas utilizan papel periódico para este fin, no te recomiendo que lo hagas, pues la tinta con la que imprimen el periódico puede ser tóxica si él llega a comerse el papel.
El alimento: no se te ocurra llegar a casa con todo el equipo para tu nueva mascota y que se te olvide el alimento, en las tiendas donde compres tu hámster te pueden vender el alimento con el cual lo inicies. Más adelante profundizaremos en el tema de la alimentación de tu mascota.
Fuente: Tu Primer Hámster
Manual para iniciarte en el cuidado de tu mascota
Juan Manuel Montilva

La Guía Del Hámster Sano y Feliz

3/13/2015

La perra en cría ¿Cómo es el parto?

Resultado de imagen para La perra en cría

La perra en cría
¿Cómo es el parto?

Durante 2 ó 3 días antes del parto la perra escarba, se muestra inquieta, se mira los flancos, puede lamerse la vulva y finalmente comienza a pujar.

Desde que comienzan los pujos lo normal es que el primer cachorro nazca antes de los 60 minutos y luego entre cada nacimiento pueden pasar desde pocos minutos hasta 2 ó 3 horas. A veces, después de parir algunos cachorros, la perra se toma un descanso. Pero, si pasan 4 horas desde el último nacimiento y la perra está inquieta y puja es urgente la presencia del Veterinario.
El nacimiento de una numerosa lechigada puede ser rápido y finalizar en 4 horas o necesitar 18 horas para completarse. El 40% de los cachorros tienen presentación posterior (de "cola").
El comportamiento materno normal incluye la ruptura de las membranas, el intenso lamido de los cachorros, el obsesivo masticado del cordón umbilical y la ingestión de la placenta. La placenta se expulsa unida al cordón 5 ó 10 minutos después. Durante y después del parto, los líquidos vaginales en la perra son de un color verde oscuro.

10. ¿Podemos "ayudar" en el parto?

En principio no hay que molestar. Si vamos a instalarnos junto a la perra durante el parto, es preciso hacerlo sin producir stress o excitación en la perra.
La mejor ayuda es estar alerta y si hay problemas llamar con urgencia al Veterinario.
Si aparece un cachorro y luego de un gran esfuerzo de la perra no es expulsado podemos ayudar, con cuidado traccionando con suavidad y firmeza. No introducir dedos o manos en la vagina.
Una práctica del todo desaconsejable es el uso de hormonas durante el parto. Solo pueden usarse por estricta indicación veterinaria. A veces el uso de hormonas ocitósicas, que aumentan las contracciones del útero, se hace con apresuramiento, antes de que deshaga el tapón mucoso que cierra el cuello del útero aislando a los fetos del exterior. Si se comete este grave error el útero se rompe y el daño es importantísimo terminando casi siempre con la muerte de la madre y su cría.
Esta es una duda frecuente. Generalmente, si la perra está tranquila, atiende bien a sus cachorros y descansa el parto ha terminado. Pero, si la perra sigue pujando o se muestra intranquila es necesario que venga el Veterinario y palpe la perra para saber si hay todavía retención de fetos o de placentas. A veces, para total seguridad, se recurre a la radiografía.

12. ¿Cómo se mantiene la higiene durante el parto?

Partimos del canil de cría limpio y desinfectado y de la madre bañada con champú para perros y bien enjuagada unos 4-5 días antes del parto.
Precisamos gran cantidad de papel de diario que extenderemos sobre la paridera hoja por hoja alisándolas bien (unas 40 capas). Así, cuando la perra tenga cría, todos los líquidos del parto serán absorbidos por las capas de diario más superficiales. Luego de finalizado el parto, que suele durar entre 4 y 12 horas (a veces más), cuando la perra ya está tranquila, retiramos con cuidado los diarios sucios y la cría queda otra vez sobre una cama limpia.
Repetimos, con prudencia, la operación todos los días. A los 5 ó 5 días se terminan todos los diarios que pusimos inicialmente. Allí, ya todo está marchando bien, colocamos nuevamente varias capas de hojas de diarios y en los días siguientes procedemos igual que al principio.
A la perra es mejor dejarla tranquila el primer día del parto. Al día siguiente con algodones ambebidos en soluciones como el "espadol"diluidas adecuadamente hacemos una limpieza prolija de la parte posterior. Siempre cuidando de no producir "stress". Es suficiente secar con toalla común. Esta limpieza puede repetirse cada 1 ó 2 días.
El piso del canil de cría se ensuciará con orina y deyecciones de la madre. Sirve taparlas con aserrín y luego recoger con pala y escoba.
Al echar el aserrín hacerlo con cuidado, desde cerca del suelo para que no vuele por el aire irritando los ojos de la perra. Puede luego pasarse un trapo de piso húmedo con algún desinfectante de uso hospitalario. No baldear. Evitar la excesiva humedad.

Fuente: http://www.tupastoraleman.com  Potenciado por Joomla! Generado: 14 April, 2013, 03:46

BICHÓN MALTÉS O MALTÉS

BICHÓN MALTÉS O MALTÉS Es vivaz y gracioso. Su cuello erguido produce la impresión de que echa la cabeza (de stop muy marcado) hacia atr...