Alimentando a tu hámster

Resultado de imagen para Alimentando a tu hámster   Resultado de imagen para Alimentando a tu hámster

Tu Primer Hámster
Manual para iniciarte en el cuidado de tu mascota
Alimentando a tu hámster
Empecemos por decir que alimentar a tu hámster no es para nada complicado ni costoso, ¡tan sólo mira su pequeño tamaño! Además de que estos pequeñines comen casi cualquier cosa comestible. Debido a su origen en las zonas desérticas y esteparias, están habituados a comer una gran variedad de alimentos.
Naturalmente, todos estamos de acuerdo en que un hámster, como cualquier otro animal, necesita una dieta bien equilibrada con la cantidad adecuada de vitaminas, sales minerales y otros nutrientes. Actualmente, la mayor parte de los fabricantes de alimentos para hámsters preparados comercialmente han desarrollado productos que contienen casi todo lo que un hámster necesita para mantenerse saludable y en plena actividad.
Disponibles en casi todas las tiendas de animales, estas nutritivas albondiguillas (o croquetas o pellets) de comida seca deberían constituir la base de su dieta, no sólo por su valor nutritivo, sino además por otras dos importantes razones: se pueden guardar con facilidad, y roer los pellets ayuda a impedir que los dientes del hámster siempre en desarrollo crezcan demasiado.
Junto a este alimento concentrado le podemos añadir a su dieta una mezcla de granos y cereales, así como alimentos jugosos como frutas y verduras e inclusive proteína de origen animal como el queso le vendría bien.
En relación a las frutas y verduras, es mejor dárselas con moderación.
Recuerda que son alimentos que se descomponen fácilmente y dada la costumbre de los hámsters de almacenar su comida podría ser que al momento de comérselos estos estén descompuestos. Trata de darle justo lo que se vayaa comer al momento, debes tener con estas verduras el mismo cuidado que tienes con las verduras para tu propio consumo, es decir lavarlas muy bien antes de ser consumidas, ya que los tóxicos insecticidas con que son rociadas pueden afectar también a los hámsters.
Tu animalito apreciará mucho que le agregues a su dieta semillas de girasol, ¡las cuales les fascinan! Aunque algunos opinan que su alto contenido graso los pueden hacer engordar en exceso, pero ellos de por sí son muy frugales con la alimentación, comiendo sólo lo que requieren para desarrollar su gasto calórico, por lo cual descarto esa teoría y le doy habitualmente sus semillas de girasol.
Las frutas frescas como manzana, banana, melón, también entran dentro de su lista de alimentos favoritos, está en ti ofrecerle una cierta cantidad de estosalimentos para descubrir que prefiere.
A los hámsters les gusta el trigo, avena, maíz, maní, todos estos puedes agregárselo a su dieta para hacérsela aún más variada. También les gusta mucho el pan, si se lo das duro (horneado) le proporcionarás además de un sabroso alimento, una manera práctica de desgastar sus dientes.
Suplementarle la dieta con vitamina: las vitaminas también son importantes para el bienestar de los hámsters. Su carencia trae consigo pérdida de peso, inapetencia, nerviosismo, pérdida del pelo entre otros males.
En el mercado se encuentra un complemento vitamínico especialmente formulado para hámsters, unas cuantas gotas de este complemento en el agua diaria ayudará a mantener la resistencia a las enfermedades, así como y mantendrá lustrosa la piel del animal.
Verlo transportar su comida es todo un espectáculo
Al momento de darle su alimento nuestro amiguito se convierte en un divertido personaje. Lo primero que hará apenas le llenes su comedero será inspeccionar el menú del día, inmediatamente procederá a rellenarse las mejillas con comida hasta el punto de parecerse a Quico, el de la vecindad del Chavo o a un globo con patas, luego de esto procederá a escabullirse hacia el sitio que él ha designado como su despensa.
Una vez que ha llevado este primer cargamento a la despensa, correrá de inmediato a buscar otro lote de comida.
Aunque pareciera que este animalito es un tragón voraz, y que no se sacia fácilmente, nada más lejos de la realidad, su naturaleza los lleva a buscar recolectar alimentos y guardarlos en sus madrigueras, el simplemente está siguiendo su instinto, una vez sienta que tiene el alimento seguro en su nido, procederá a comer con calma, él no se comerá todo de una vez, irá picando a lo largo del día cada vez que le provoque.
Fuente: Tu Primer Hámster
Manual para iniciarte en el cuidado de tu mascota
Juan Manuel Montilva
La Guía Del Hámster Sano y Feliz


Entradas populares de este blog

CAPÍTULO 11 *ERRORES FRECUENTES EN LA EDUCACIÓN