Consejos gatos SALIR A PASEAR


Consejos gatos
SALIR A PASEAR
Si le quieres dar la oportunidad a tu gato de que disfrute de un paseo al aire libre, pero no quieres arriesgarte a que le pase nada, puedes adquirir un arnés para gatos y sacarlo de paseo. Debe de ser un arnés de gatos y no de perros pequeños, ya que si no, el gato se lo quitará muy fácilmente.
La zona elegida para el paseo debe de ser tranquila y sin perros sueltos. Los gatos recorren el terreno muy despacio, curioseando y olisqueando todo minuciosamente.
NUESTRO GATO Y NUESTROS MUEBLES
Aparte del marcaje territorial con la orina, los gatos marcan su territorio con las uñas.
Normalmente se estiran en los troncos de los árboles y arañan la corteza dejando una marca visual y olfativa que otros gatos podrán detectar. Además, así cuidan y mantienen sus uñas en perfectas condiciones.
¿Qué sucede cuando están dentro de un piso, sin acceso a ningún árbol o similar?
Efectivamente arañan el sofá, las alfombras, o cualquier objeto que les parezca adecuado; esto es fácil de evitar. Como no podemos convencer al gato de que no marque así los muebles, ya que este comportamiento es innato en ellos, simplemente debemos proporcionarle un rascador.
Para ello debemos de tener en cuenta un par de cuestiones fundamentales. La primera es la elección de un rascador lo suficientemente sólido y grande, como para que permita al gato estirarse bien cuando lo rasca y además no se vuelque fácilmente. El material debe de ser áspero para que pueda engancharse bien, como por ejemplo las cuerdas de sisal.
El lugar donde coloquemos el rascador también es muy importante. Si lo colocamos escondido en una habitación, donde ni el gato ni nosotros estamos nunca, es evidente que no lo utilizará. En cambio cerca del sofá del salón o de la cama donde duerme, es casi seguro que, después de una siesta, se desperezará estirándose en el rascador.
Reeducar a un gato que ya se ha acostumbrado a utilizar una alfombra para arañarla es cuestión de mucha paciencia. Enseñarle a un gato que acaba de llegar a nuestra casa en cambio es muy sencillo, ya que sólo debemos jugar con él cerca del rascador y arañarlo nosotros primero, para que le interese el ruido de nuestras uñas sobre la cuerda.
Enseguida lo utilizará él también.
Debemos de tener también en cuenta, que a los gatos les encanta investigar las alturas y que les encantará acceder a cualquier sitio saltando de un mueble a otro sin tener que pisar el suelo. Más vale que aceptemos esto, porque si pretendemos que nuestro gato no se suba a ningún mueble de la casa y sólo ande por el suelo, indiscutiblemente nos hemos equivocado de mascota.
Actualmente existen en el mercado muchos tipos de rascadores, e incluso los llamados trepadores, que son más grandes pero también mucho más interesantes para nuestro gato. Algunos llegan hasta el techo, como si fueran árboles de verdad. Si queréis más información al respecto, sólo tenéis que preguntarnos. Ahora todos estáis pensando ¡pero si mi apartamento es muy pequeño! Tener en cuenta que al dejar que el gato acceda a diferentes niveles, estanterías, parte superior de armarios, etc., estáis duplicando el espacio de su territorio. Un gato será más feliz en un pequeño apartamento lleno de niveles y recovecos para inspeccionar, que en un piso enorme pero completamente diáfano.
La opción de amputarle las uñas (en realidad se amputa la última falange de los dedos), se considera CRUEL e innecesaria. Esta práctica está PROHIBIDA en los países de la Unión Europea. Si nuestro gato insiste en arañar algún mueble, siempre podemos cortarle las uñas, sin llegar al extremo de la amputación.
Fuente: © Funcat. Texto: Patricia Alfaro Calleja. Veterinaria. Diseño: Gema Gonzalo Hernández

El contenido de este folleto ha sido cecido a ANAA por Funcat

Entradas populares de este blog

CAPÍTULO 11 *ERRORES FRECUENTES EN LA EDUCACIÓN