DESDE LOBOS HACIA PERROS - 1) LAS RAZAS CANINAS ACTUALES

Resultado de imagen para lobos y perros   Resultado de imagen para lobos y perros

1) LAS RAZAS CANINAS ACTUALES SE HAN FORMADO A LO LARGO DE
LOS ÚLTIMOS DOS SIGLOS:
La primera base sobre la "clasificación" de los perros se debe, como en tantas especies, al taxonomista Carlos de Linnee (a mediados del siglo XVIII), con ampliaciones más detalladas de su alumno Lindecranzt, describiéndolas en su obra "Cynographia". Para la clasificación en razas usaron el "methodus demostrandi" que ha sido la base para futuras comparaciones. En el mismo siglo el alemán Pallas y el francés Buffon escribieron sendos tratados, muy extensos y con numerosos dibujos, aunque muy diferentes del aspecto actual de las razas descritas.
Se tuvo que esperar hasta el siglo XIX para que se tratase sobre la diversificación en varios tipos de perros. Hecho que fue principalmente motivado por la mejora en el nivel de vida debido a la revolución industrial, pero, asimismo, con gran influencia por los descubrimientos arqueológicos de Egipto, y los hallazgos de las momias humanas y las de numerosos animales, novedades que tuvieron gran difusión. Fue una verdadera moda, en la mitad del siglo XIX, ocupando buena parte de las noticias en la prensa.
Influyó, asimismo, en la popularización de los canes, el hecho de haberse divulgado la noticia sobre la presencia de restos de perros, en varias ruinas de poblados paleolíticos, en el centro de Europa. Todo ello redundó para que se hablase, desde mediados del siglo XIX , de forma común sobre todo lo referente a perros, incluso se distinguían ya en razas, especialmente las de cada país, aunque existían diferencias obvias entre ellos..
Puede definirse como "raza", dentro de los animales en general, a "la diferenciación habida entre los animales de la misma especie, como consecuencia de haber realizado unas elecciones de padres, o de hijos, conseguidas por el hombre, distintas a las que corresponderían mediante la selección natural". Tanto si se hace a priori, o después de observar alguna de las características ya presentes. Normalmente lo hacemos con el objetivo de buscar grupos de animales que se asemejen con el ideal buscado. Tanto por su conformación, tamaño, belleza, como, y especialmente, por sus habilidades, aunque estas sean mucho más difíciles de medir.
Cito medir, ya que la "medición" es un factor absolutamente necesario para "demostración" de las características diferenciales, de unas razas con las otras. (M.Herrera 2.004). Este hecho, el de comparar mediante comprobaciones "medibles", en realidad es lo que dio luz a los "estándares". Por ello para definir a las razas es imprescindible que los individuos cumplan con unos estándares establecidos, y que estas características las transmitan a su descendencia. Definición que puede aplicarse a todos los animales, y podría ser incluso en vegetales, aunque no sea común usar el término
"raza"..
Pero la búsqueda comparativa de unos perros versus otros, ya existiría desde el Paleolítico. La competitividad es una característica innata en todos los seres. Las dos leyes más importantes para todo ser vivo, son la de "supervivencia del individuo" y la de "transmitir su ADN a cuantos más descendientes mejor". Para alcanzar ambas es básica la competitividad. Ocurre en todos los seres vivos. La lucha por la competencia es, por tanto, también una cualidad humana que existe a lo largo de los milenios. La comparación entre perros, sobre cual es más hábil, el que mejor caza, o el más rápido, habrá ocurrido en todo el mundo, desde los albores de la humanidad y desde la tenencia de lobos, de lobos-perro, o de ya completamente perros. No es posible estimar cuando, y quienes,
hicieron las primeras competiciones entre perros, e incluso quienes usaron "mediciones"
para compararlas.
Hasta llegar al siglo XIX, como quedará citado en siguientes capítulos, había una mínima estimación de los perros, salvo contadas excepciones. Solían valorarse sus instintos basados en la ferocidad, más que en su docilidad. Eran frecuentes, por ejemplo, las peleas entre perros, o de estos contra otros animales. De algo tan criticable salió la reacción que se precisaba. La ley inglesa contra estas peleas, al principio del XIX (1.835), pocos años después de haber legislado contra de la vivisección, pudo ser el detonante para ir modificando el aprecio hacia nuestros abnegados compañeros. Leyes que condujeron, o colaboraron, a que la sociedad cambiara lentamente en la apreciación hacia los animales, y hacia los perros en concreto.
Con la nueva visión fueron sustituyendo la "competitividad" de las luchas entre perros, a la de competiciones sobre caza, sobre habilidad careadora, y sobre belleza. De aquí salió el que setters y pointers, fueran los primeros en participar a una exposición o concurso. Fue en Newcastle-upon-Time (UK) en el año 1.859. Solo 24 años después de la prohibición de las peleas...Otros países siguieron la tendencia, como la exposición, ya más completa, de 1.863, en el Bois de Boulogne, gran parque-jardín de París, y así empezaron, aunque no se seguían unos verdaderos estándares.
Precisamente la "suave" persecución a los que promulgaban, y organizaban, peleas de perros, hizo que se continuasen celebrando, y ante el riesgo de redadas, aumentaron las apuestas, que fueron promovidas y controladas por las mafias. Al intervenir grandes cantidades de dinero, se obligó a llevar reconocimientos de los animales, en el que aparte salud, se comprobaba el peso, la alzada, dentadura, así como el parecido con algunos campeones para valorarlos más. Para realizar seriamente estas "inspecciones" y comparaciones, precisaron la redacción de unos estándares.
La idea se copió en las otras razas, y tanto los ganaderos como los cazadores, crearon sus propios estándares, para diferenciar a las razas, que hasta entonces eran solo citadas por su lugar de origen, o por otra particularidad. Decidían ellos mismos, y, solo en caso de desacuerdo, y con buen "fair play", escogían a una persona seria y entendida, para que decidiera el ganador.
Si cito que las razas "tal cual las entendemos hoy día" se han creado entre los siglos XIX y XX, y seguiremos en el XXI y siguientes, es por la gran labor de fomento realizado por la sociedad al completo, en estos dos siglos, en pro de los perros.

Fuente: DESDE LOBOS HACIA PERROS
"NOVÍSIMA EVALUACIÓN" SOBRE EL CÓMO
Y PORQUÉ OCURRIÓ, CUÁNDO, Y DÓNDE.
---------------------------------------------------------------------------------
Jaume Camps i Rabadà
Veterinario - Cinólogo

Entradas populares de este blog

CAPÍTULO 11 *ERRORES FRECUENTES EN LA EDUCACIÓN